mudanza oficina marzo

Ya sea porque la oficina en la que trabajas se ha quedado pequeña debido a que la plantilla ha ido creciendo con los años o, por el contrario, se ha quedado demasiado grande por aquello de los nuevos modelos de organización en el trabajo (empleados en remoto, colaboradores freelance, etc.), las mudanzas en oficina han de estar muy bien organizadas para que, durante el proceso, no se pierda material o documentación valiosa con la que trabajemos.

Mudarse de oficina es una práctica muy habitual, en ocasiones se rehúye a la necesidad de cambiar de espacio de trabajo por el estrés que puede suponer el tránsito de una oficina a otra y el miedo a que puedan extraviarse archivos o romperse los equipos tan caros que utilizamos diariamente.

Por estas razones lo más aconsejable es acudir a expertos que embalen con cuidado tanto los muebles como el resto de equipo electrónico de valor, que carguen y descarguen a su vehículo preparado para mudanzas todo lo que tengas que llevarte a tu nuevo despacho.

Desde Madrid, Mudanzas Chorpos da una serie de consejos eficaces para hacer que tu mudanza de oficina sea llevadera, óptima y, sobre todo, rápida.

Pasos que debes seguir para mudar de oficina

1# Elaborar una lista con el reparto de tareas. La organización es fundamental, no sólo para que todo salga bien, también para que se haga en el menor tiempo posible. Repartir las tareas entre los miembros del equipo te permitirá tener un mayor control sobre todo el proceso.

2# Dar de alta todos los servicios: agua, luz, teléfono, Internet, etc. Normalmente están a nombre del anterior propietario, así que es necesario cambiarlo para normalizar la situación.

3# Lista de cosas de las que desprenderse. Aprovechar la mudanza para vaciar la oficina de todo aquello que se ha ido acumulando con los años es una idea muy acertada. No hay mejor momento para elaborar una lista para controlar todo aquello que se tire (recibos, archivos viejos, aparatos que no funcionen bien, etc.).

4# Embalar el material de oficina adecuadamente. Empaquetar en cajas todo el material y rotular aquellas en las que se encuentren los objetos más frágiles para llevar más cuidado a la hora de ser transportados. También se puede etiquetar con información sobre el contenido y ahorrar tiempo a la hora de desembalar y volver a colocar las cosas en la nueva oficina.

5# Avisar a clientes y proveedores. Este paso es importantísimo, es necesario que se avise con semanas de antelación a clientes acerca de nuestra nueva ubicación y así evitar cualquier complicación. Así como cambiar nuestra dirección en todos los lugares desde donde se nos envíe correspondencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *