Pizza caprichosa

Los viernes es el mejor día de la semana para disfrutar de una pizza, más aún si la acompañamos con una buena película, pero el martes también puede ser un gran día para esto. Por eso, hoy te enseñaremos a realizar una pizza, que sale un poco de lo común. Claro que, puedes hacer una tradicional, pero por qué no probar con un sabor nuevo. Debido a que se revela ante el sabor tradicional, la denominan Pizza Caprichosa, y es la que haremos en este día. Puede que parezca algo complicado de hacer, pero si alguna vez has hecho una pizza, pues no te resultará para nada complicado, ya que es absolutamente lo mismo.

Ingredientes:

Para la masa:

  • 1 cucharadita de azúcar
  • 400 g de harina de fuerza
  • 200 g de agua templada
  • 20 g de levadura prensada fresca
  • 1 cucharadita de sal
  • 30 g de aceite de oliva

Para la cobertura:

  • Aceite de oliva
  • 250 g de queso mozarela rallado
  • 8 corazones de alcachofas cortados en cuartos
  • 1 lata de anchoas
  • 300 g de tomate natural triturado
  • 200 g de champiñones
  • Sal

Elaboración:

Aquí realizaremos todo casero, así que, comenzaremos con la masa, para ésta, primero mezclaremos el azúcar y la levadura en agua templada, esto lo dejaremos tranquilo algunos minutos para que las reacciones químicas de la levadura se realicen. Pasado algún tiempo, veremos que la mezcla ha incrementado su volumen, en ese momento es cuando la podremos usar en nuestra masa. Cogemos un recipiente de buenas dimensiones, que nos permitan trabajar de manera cómoda con la masa.

En el interior ponemos el aceite, la harina, la sal, la masa que resultó de la levadura mezclada con el agua y el azúcar, y mezclamos muy bien todos estos ingredientes hasta que consigamos una masa muy linda. Cuando hayamos conseguido la masa perfecta, la dejaremos reposar en un bol, al cual engrasaremos previamente con un poco de aceite, y la cubriremos con un papel film. El reposo que necesitará nuestra masa es de aproximadamente unos 60 minutos, en este transcurso, tenemos tiempo suficiente para ir con nuestra cobertura.

Llevamos los champiñones bajo el chorro de agua del grifo para limpiarlos muy bien, los cortamos, y les daremos una cocción rápida en una sartén con un poco de aceite. En sí, este es el único preparado que tendremos que hacer previo a la cocción definitiva. Ahora que han pasado los 60 minutos, estiramos y damos firma a la masa para colocarla en el molde, por encima de ésta ponemos la cobertura. Primeramente el tomate, después los corazones de alcachofas, los champiñones, el queso y las anchoas. Antes de llevar la pizza al horno a 220°C, la rociamos con un poco de aceite de oliva y le damos una pizca más de sal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *